Menú Cerrar

Entrevista a: Gabriela Brieba Plata

Breve reseña de su trayectoria profesional

Es licenciada en Biología Molecular y Celular, Máster en Biomedicina, Experto europeo para Calidad y Seguridad Alimentaria y titulada universitaria como Perito Judicial.
Ejerce como auditora, consultora y perito en materia de normativas europeas de seguridad alimentaria, calidad e información al consumidor. Es docente de “Calidad y Seguridad alimentaria” en la Cámara de Comercio de Santa Cruz de Tenerife, la Universidad de La Laguna para Cursos Transdisciplinares y prácticas de Máster Universitario, la Universidad Rey Juan Carlos para el Instituto Superior de Alta Dirección en Gastronomía y Restauración (ISAD Business School) y en la Universidad Complutense de Madrid para el Máster en Nutrición y Dietética culinaria en Gastronomía. Realiza colaboraciones en radio para divulgación de ciencia desde 2015 en el programa “Atrévete” en Cadena Dial a nivel nacional y en el programa “En buena hora” de Radio El Día.
Es cofundadora y Directiva en la empresa SANPANI SEGURIDAD ALIMENTARIA que ha recibido un premio de emprendeduría en 2016 y otro a mejor empresa en Tenerife 2018.

¿Por qué decidiste ser bióloga?

Decidí estudiar Biología porque es una carrera variada, divertida y que aporta un crecimiento personal enorme.
La universidad se empieza en una época de la vida en la que realmente nada apetece lo suficiente como para dedicarle todas tus energías, así que la decisión fue muy curiosa. Yo tenía claro que era de ciencias, ya que mis notas en los años de instituto así me lo indicaban, pero elegir estudiar una especialidad de ciencia me obligaba a dejar fuera muchas otras especialidades. La carrera de Biología se me presentó como una opción académica diversa y divertida. Me explico: es una titulación con una amplia variedad de asignaturas y temáticas que se te presentan, como alumno, muy divertidas y dinámicas cuando la ciencia te gusta y no terminas de decidir qué ciencia de la vida es la que satisface tu ambición personal.

¿Cómo de importante ha sido tu formación de postgrado para desarrollar tu carrera profesional?
La formación de postgrado se cursa para completar los conocimientos adquiridos en la carrera y en mi caso incluso ampliarlos pues necesité una parte de conocimientos legales imprescindibles en la aplicación de la microbiología y la bioquímica a la seguridad alimentaria y la atención a las alergias alimentarias. Las pautas y requerimientos de referencia de sanidad para las auditorías en la industria de alimentación se encuentran enmarcadas en normativas y reglamentos específicos.

Es determinante reforzar la formación universitaria con módulos formativos específicos dirigidos a la labor profesional a desempeñar, de este modo nos convertimos en especialistas. La formación permanente durante toda la vida laboral es la principal vía hacia la excelencia en nuestra profesión.

¿Qué te llevó a dedicarte a la seguridad alimentaria?
Bueno, durante la carrera tuve que afrontar una situación personal relacionada con mi hijo Miguel. Le diagnosticaron problemas muy graves de alergia e intolerancia alimentaria y no encontré apoyos en aquel momento que me ayudaran a comprender bien su enfermedad, su alcance y sus riesgos. Esto para mí fue solo el principio, pues lo más duro fue descubrir que su supervivencia dependía principalmente de que el niño no ingiriera ni entrara en contacto con los alimentos a los que era alérgico. Descubrí que esto cambiaría totalmente su vida: cada día, cada hora, debía vigilar sus comidas y las de los que estaban a su alrededor, pues en momentos álgidos de la alergia también se reacciona por contacto, así que “una miga” puede ser mortal.

¿Por qué decidiste emprender y fundar tu propia empresa?
Por mi hijo, así de simple. Gracias a mi formación podría aportar mi granito de arena para que él pudiera ser libre e independiente a la hora de comer fuera de casa. En aquel momento no era ni siquiera seguro para él comer fuera. La falta de protocolos de actuación en los colegios, sus comedores y catering, los establecimientos de hostelería y en general la restauración, era un problema muy grave, tanto por la falta de información como por la ausencia de medidas claras a llevar a cabo. Hace 10 años no existía la actual norma de información a consumidor R(UE)1169/2011 de modo que ni siquiera era obligatorio informar al consumidor de los alérgenos presentes en un producto. Pero como tantas otras normas vinculadas: declaración de tipo de aceite vegetal o regulación productos sin gluten. Vigilar que se cumplan estas normas y asesorar a aquellos que las quieren cumplir se convirtió en mi modo de vida.

La falta de recursos en los centros escolares y los comedores para atender con seguridad a los menores con alergias alimentarias marcó el inicio: formación al personal, protocolos, cambios en los menús… De ahí saltamos a hostelería y restauración. Poco a poco crecimos y logramos ayudar a más personas.

Gabriela, con Haridian Cañete, en auditoría interna para Restaurante La Casona del vino (Candelaria)

¿Qué destacarías en la actualidad de tu ámbito de trabajo?
La enorme visibilización de las alergias alimentarias por unos u otros motivos. Es cierto que ha aumentado el número de personas afectadas y parece que incluso empeorado el cuadro de reacción en los casos más graves. Pero es también muy evidente que el segmento de afectados cada vez encuentra más y mejor información en los servicios de alimentación, así como un grado de empatía creciente. Cada vez son más los profesionales de la industria y la gastronomía preocupados por estas problemáticas y que se implican en crear con sus servicios y productos un entorno seguro para las personas con alergias alimentarias.

Como colaboradora en varios programas de radio ¿cómo valoras la divulgación científica y la calidad de la información que le llega a la población? ¿Estamos mejorando? ¿Debemos poner algunos límites en ciertos medios y redes sociales?

La divulgación científica es necesaria en todas sus formas: simplificada, compleja, profunda o superficial. Creo que avanzamos día a día en el acceso a la información pero la batalla actual es el exceso de información y la falta de filtros de veracidad y rigor. Yo no pondría límites, pero si educaría en la disquisición de fuentes, pues una fuente ruin intencionada puede hacer que una información dañina llegue a tomar dimensiones globales en cuestión de minutos.

¿Qué es lo que te apasiona de tu profesión? ¿Y lo que menos te gusta? Es apasionante en general, poder aplicar lo que estudiaste, en tu trabajo cada día. Si al elegir la carrera lo hicimos con ilusión, imagina lo feliz que te hace trabajar en aquello que puedes decidir. A mí además me gusta pensar que mi trabajo mejora un poco la vida de las personas con alergias e intolerancias alimentarias.

Lo que menos me gusta es la falta de entendimiento y empatía que a veces ocurre entre profesionales del mismo gremio. Hay situaciones de mera falta de comunicación o simple tergiversación de afirmaciones que hacen peligrar la fuerza común que por ejemplo el Colegio refuerza. Es fundamental “hacer piña” y lograr ciertos objetivos comunes que nos hagan más fuertes como colectivo.

¿Qué le dirías a un recién graduado en Biología? ¿Y a alguien que esté pensando en hacer un doctorado o en trabajar para el sector privado?

El trabajo del biólogo, en su diversidad y multidisciplinariedad es aún muy poco conocido en la sociedad. Ciertos puestos o especialidades logran cierta representación por su presencia en medios, pero es imprescindible visibilizar la amplia variedad de profesiones, puestos o labores diferentes realizadas por las personas que se gradúan en Biología.

A una persona recién graduada le pediría que se acercara a conocer su Colegio más cercano para ganar en perspectiva de cara a las posibilidades del mercado laboral. A una persona que piense en hacer un doctorado le animaría a hacerlo y disfrutarlo sin duda alguna, recordándole que el Colegio es un lugar de apoyo y de asesoramiento, y a llevar sus estudios hasta el final independientemente del país en el que pueda acabar encontrando trabajo como investigador (es muy probable que sea fuera de España). Por último, a alguien que piense incorporarse al sector privado recordarle que a falta de convenios laborales específicos, el Colegio puede ser un refugio de asesoría legal y apoyo para la defensa de sus derechos como profesional.

¿Cuándo decidiste colegiarte? ¿Por qué?
Me colegié gracias a una amiga y colega también colegiada. Ella me descubrió el apoyo que supone la unión de profesionales de la misma rama. La lucha conjunta y la voz unánime es ineludible para lograr avanzar en el reconocimiento de nuestros derechos. Aprovecho además la ocasión para mostrar mi agradecimiento infinito al Colegio, por la función que realiza al representarnos y bregar por objetivos comunes.

¿Crees que el Colegio Oficial de Biólogos de Canarias podría ayudar a biólogos que estén pensando en crear su propia empresa? ¿Cómo?

Sí, por supuesto que el Colegio puede ayudar a emprendedores. Aquellos estudiantes de Biología que deciden emprender y luchar por su propia empresa merecen un lugar donde acudir y encontrar recursos relacionados con su entorno profesional que les den fuerza, apoyos y herramientas. Un buen ejemplo de contribución es esta plataforma de visibilización de personas que han ganado sus propias batallas profesionales y aportan su experiencia personal en entrevistas publicadas para su consulta y lectura.

¿Qué esperas del Colegio?

Que continúe luchando por aumentar nuestros derechos y no permita que perdamos los que ya tenemos o se deje de oír nuestra voz. Deseo además que se logre respetar y admirar la labor que el Colegio realiza.

10 cosas sobre…Gabriela Brieba Plata.

1. Un lugar: Allí donde esté mi familia.

2. Una causa perdida: La unión de la izquierda política.

3. Un ídolo: todas y cada una de las mujeres que luchan en su día a día.

4. Un/a científico/a: Gabriela Morreale de Castro, precursora de la endocrinología e inventora de la prueba del talón en recién nacidos (diagnóstico precoz de algunas enfermedades metabólicas).

5. Un ser vivo: Todos y cada uno de ellos.

6. Un libro o publicación: El códex alimentario. Marcó las normas del juego en la cocina profesional.

7. Una comida: Legumbres, algas e insectos (el futuro de la alimentación humana).

8. Un deporte: El yoga, indispensable en mi vida.

9. Un hobby: Jugar con mis hijos.

10. Un reto: Hacer accesibles y comprensibles las normativas de Seguridad alimentaria.

Please follow and like us:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *